La constitución y el nombre de dios
Tan indignados como vulgares hijos del yugo, los cruzados a favor de Nombrarlo en la nueva constitución de Tierra Sagrada, han pasado por alto el más elemental de los derechos divinos: preguntarLE si está conforme.
Y todo lo contrario, han cometido el imperdonable pecado, que es pecar contra el Espíritu Santos y pregonar el arbitrio de creerse sus dueños de Él, apropiándoselo, defendiéndolo (¿de qué?) con argumentos tan candorosos que los ángeles andan abochornados con tanto adefesio.
Conmovedores y conmocionantes, estos energúmenos, remedos de asnos de Balaam hablan en su nombre, ¿no lo sabían?, y en su nombre presumen que el Altísimo está de acuerdo con ellos.
Invocan el caso del “In god we trust” para demostrar que el altísimo premia con prosperidad al que coloca su nombre en un billete, boleto de avión o certificado de graduación.
Y seguro que votarán NO en el referendum, así lo NOMBREN, porque no será la primera vez ni la última que se jura el nombre de Dios en vano.

Advertisements

3 thoughts on “”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s